Viridis Protekta

Nombre: Viridis Protekta
Raza: Arrancar - Facción: Las Noches
UR: 916
Sexo: Masculino
Profesion: Oráculo de Hueco Mundo
Atributo Puntos
Energía70
Concentración125
Fuerza55
Destreza55
Velocidad45
Dureza70
Habilidades Raciales:
Técnicas Hollow
Sinfonía de Hojas
Se generan y desprenden de su piel una gran cantidad de hojas suspendidas en el aire cuyos bordes adquieren mucho filo al rozar a gran velocidad. La corriente de hojas son controladas a voluntad. Estas hojas pueden robar o transferir una pequeña cantidad de energía espiritual por hoja al contacto.
Activación: - Costo: UR En Revision
Retoño
Tiene la capacidad de crear un retoño que es como un clon el cual tendrá una conexión espiritual con su creador pero con una energía espiritual muy baja, a menos que se le de algo de reiatsu extra al momento de su creación. El retoño base sería algo similar una fracción pero mucho más rudimentario y casi totalmente carente de voluntad propia. De ser donado reiatsu al momento de la creación del retoño éste tomará parte de la identidad del donante en la propia, haciéndose similar a éste dependiendo de la cantidad de reiatsu extra invertida.
Activación: [Aceptado] - Costo: 0 UR En Revision
Zanpakuto
Nombre: Vision Esmeralda
Resurreccion
Descripción Física
Su piel es verde-azulada en distintos tonos, posee una contextura atlética delgada. Su piel deja notarse que es un organismo espiritual en gran parte vegetal ya que tiene textura a la de ramas, tallos y hojas en distintos lugares, usualmente estos crecen tanto que terminan generando una especie de armadura de corteza sobre él que carecede funcionalidad defensiva pero cuando crece completamente lo hace ver como una especie de caballero con armadura de corteza o un hombre árbol totalmente.
Normalmente usa una túnica de tono gris azulado con una capucha morada, o una color esmeralda también con capucha, bajo ésta se oculta un rostro con tonos entre verde y azulado que lo asemeja a un guerrero de cara pintada, con ojos azul eléctrico que destacan en la penumbra. La armadura de corteza también puede crecer sobre el rostro haciéndola parecer un casco o una máscara.
Descripción Psicológica
Historia
En los tiempos cuando él se encontraba en el mundo de los vivos fue un ermitaño, harto de la sociedad de su tiempo se alejó de ella para establecerse aislado en un lugar en el desierto.
Caminando lejos adentrándose en el mismo, comenzó a tener alucinaciones, en un principio estuvo al tanto de ello pero luego fue absorbido por éstas. y de un momento a otro... tuvo una visión.

La visión le dijo que encontraría un oasis y un lugar para descansar, que una vez lo encontrase debía esperar.... ya que sería testigo de un gran cambio trascendental en el mundo, ésta lo llevó hacia un pequeño oasis y finalmente se estableció allí. Esperó paciente... años... y años... y nada sucedió, su hora llegó y se convirtió en un alma. cuando un shinigami llegó él se negó a ser purificado, convirtiéndose en un Hollow y fue a parar a HuecoMundo.

Viridis aún en el HuecoMundo aunque ya sin recordar el pasado siguió empecinado con aquella visión, sin recordarla completamente. Pasaron los años nutriéndose de energía hollow aunque nunca perdió su conciencia original y su energía espiritual generó un oasis como el que había sido su refúgio en vida, sin embargo su cuerpo comenzó a arraigarse como un gran árbol a aquél lugar, consumiendo los nutrientes del suelo y devorando mediante sus raíces a los pequeños hollow que por allí pasaban.

Así poco a poco sin alertar a los grandes hollow y alimentándose de todas maneras logró crecer, evolucionar y convertirse en un gran espiritu, perdió en el camino su abversón hacia la sociedad y comenzó a tomar nuevamente forma humanoide. De semillas con una parte de su reiatsu él podía generar cuerpos sustitutos conectados a su conciencia que podían volver a él.

Un día de estos tuvo una nueva visión, ésta más potente y brillante que la anterior y que al final la completaría.

El mundo ante sus ojos comenzó a retorcerse, los colores, las percepciones, el nivel de realidad era diferente, como si todo este tiempo solo hubiese vivido un letárgico sueño. Un gran resplandor dorado inundó todo, se concentró ante sus ojos y de allí se manifestó un ser de 8 alas, unas alas blancas y otras negras, y su cuerpo parecía estar hecho del mismo cosmos, él le dijo:

- Viridis Protekta, aquél día que tuviste aquella gran visión, donde decidiste si ibas a seguir el camino libre de un alma feliz luego de mil vidas en diferentes mundos por tu buen karma y disfrutarías en el mundo de la luz hasta que éste termine ...o sufrirías un gran tormento y aislamiento para arriesgarte a algo más grande. Tu elegiste la segunda, guardaste todas tus cartas para este momento, ahora es el momento

Viridis pareció comprender estas palabras, entonces se desarraigó absorbiendo las partículas espirituales del oasis para llevarlo consigo y con absoluta seguridad se dirigió hacia Las Noches.