Amairani Mijáilova

Nombre: Amairani Mijáilova
Raza: Fullbringer - Facción: Independiente
UR: 420
Sexo: F
Profesion: Estudiante en el instituto de Karakura. Camarera streeper en un club nocturno.
Atributo Puntos
Energía28
Concentración28
Fuerza36
Destreza34
Velocidad33
Dureza37
Habilidades Raciales:
Fullbring
Fullbring: боевой топор (hacha de batalla)
Objeto: Es una matrioshka.
Abre la matrioshka, aparece un haz de luz y aparece un hacha de batalla que se maneja a dos manos. Lleva una gran hoja afilada de diamante unida a un largo palo de oro. El material del que está hecho es para que sus poderes de luz se realicen con mejores efectos.
Descripción Física
Es una chica rubia de 18 años, mide 1,65 cm de alto aproximadamente, es de constitución atlética de unos 59 kg con una resistencia física natural. Posee un cabello rubio, el cual le llega hasta un poco más abajo de sus hombros,  generalmente lo lleva suelto o un poco recogido con una horquilla para ir más arreglada, aunque puede variar según si hace calor, quiere cambiar un poco su imagen o si en su trabajo le piden que lo lleve de otra forma para hacer algún show. Uno de los detalles por los que más se caracteriza Amairani es por poseer unos grandes y hermosos ojos de color azul celeste, los cuales suelen dejar que toda expresión sentimental sea revelada al exterior. Sus labios son finos y rosados, en ocasiones pintados con pintalabios rojo. La ropa que suele llevar normalmente es una camiseta blanca sin mangas, un pantaloncito ligero que enseña sus muslos y unas sandalias cómodas y confortables. La vestimenta varía cuando hace un poco más de frío, entonces cambiaría llevando una chaqueta negra abierta, pantalón tejano y bambas cómodas. Durante el frío invierno se pone un anorak color beige. Suele llevar siempre consigo una bolsa ligera colgada donde allí guarda algunas cosas de uso diario, a parte de la matrioshka que le regaló su madre ya fallecida.
Descripción Psicológica
Suele ser una chica alegre, amigable y bastante sociable. A veces, sobretodo cuando se aburre, se suele mostrar algo bromista y atrevida. Suele tener empatía con casi todo el mundo, salvo cuando quiere algo y está empeñada en conseguirlo sí o sí, en dicho caso se esfuerza mucho o, en caso de que dependa de otra persona, insiste y se pone pesada hasta que cede o se le agote la paciencia. Le gusta estar protegida por un hombre fuerte o en compañía de una buena amistad. A ella no le gusta su trabajo de camarera streeper aunque lo hace realmente bien, ella prefiere sacarse el doctorado de enfermería para dedicarse a lo que trabajó su madre y salir de esa vida laboral. Realmente le gusta estar en Japón y entre su gente, se siente más libre de poder expresarse y ser tan extrovertida como quiera ser. Prefiere alejarse de los momentos de tensión, pero se puede llegar a mostrar agresiva cuando la acorralan o cuando se enfrenta contra un hollow.
Historia
Amairani Mijáilova tuvo una infancia feliz en Rusia. Era hija única de un matrimonio felizmente casado, así que todo el cariño y la atención paternal y maternal caían sobre ella. Su padre es copropietario de una empresa de extracción de gas, por lo que el dinero nunca fue un problema para la familia. Pero, a consecuencia de eso, ni su madre ni ella podían verle mucho por casa. Su madre trabaja de enfermera, cuando amigos y vecinos le preguntan por qué trabaja si ya tiene un marido adinerado ella responde "es lo que soy y estoy orgullosa de serlo".

A la edad de cuatro años su madre le regaló una matrioshka. Su originalidad consiste en que se encuentran huecas y en su interior albergan una nueva muñeca, y esta a su vez a otra, así hasta dividirse a cinco. Al principio no le gustó el regalo, pues esas muñecas no están hechas para jugar igual que las otras, pero al perder una de ellas vio que la matrioshka es como una familia, si falta una estaría incompleta dejando un gran vacío. Así llegó a tener un significado especial para ella y lo lleva siempre consigo.

Pasaron los años y su madre descubrió la infidelidad de su marido, mantenía una aventura con una de sus empleadas. Ese día tuvieron una acalorada discusión, él se excusaba con que pasaba más tiempo con la empleada y su mujer ni siquiera iba a verle en su trabajo. La mujer decía que ella también tiene trabajo además de tener que cuidar a la niña y ella no anda teniendo aventuras con otro como él hace. Entonces pusieron en marcha la demanda de divorcio y la niña pasó a custodia de su madre. El padre va cumpliendo con el pago de la manutención de su hija sin fallar una sola vez, además de que insiste que si en algún momento necesitan más cantidad que se la pidan.

A la edad de quince años conoció a un hombre por internet, Hiro, de origen japonés, era muy atento y agradable con ella. Él le daba los buenos días todas las mañanas, preguntaba siempre por ella, se preocupaba cuando ella se sentía mal y no tardaron en llegar a sentir algo muy especial el uno del otro. Se mantuvieron un año así y ella decidió irse de vacaciones a Japón para conocerle en persona. Estuvieron una semana visitando juntos los lugares más interesantes de Tokyo y eso hizo que Amairani sintiera un gran amor por Japón, su gente, su cultura y especialmente a Hiro que en ese mismo momento sería su novio. Cuando ella volvió a Rusia se volcó de nuevo en sus estudios, seguiría ayudando a su madre con las tareas del hogar y seguiría conversando con Hiro todos los días. Poco tiempo más tarde Hiro iría a verla a Rusia y eso le causó una gran alegría, así Hiro conoció a su madre y también a su padre, porque él era atento con su hija y pidió conocer a Hiro en persona. Cuando Hiro tenía que volver a Japón la madre de Amairani le llevó al aeropuerto en coche junto a su hija, porque ella quería despedirse de Hiro en el aeropuerto.

Ese mismo día, durante el camino a casa, tuvieron un accidente en el coche de su madre. Ella se despertó en el hospital con un vendaje en la cabeza y no recuerda cómo se produjo el accidente, ni siquiera recuerda que lo hubieran sufrido, en su mente creía haberse quedado dormida en el coche mientras su madre la llevaba a casa. Los médicos le dijeron que tuvo mucha suerte de seguir con vida sólo con una contusión leve en la cabeza, pero que su madre no logró tener tanta suerte como ella y falleció en el instante en que dicho accidente se produjo, dejando destrozada a ella y al vehículo. Desde ese momento tiene la capacidad de ver y oír a los espíritus que quedaron atrapados en el mundo humano, dicho hecho le dió credibilidad a su teoría de que sigue dormida en el coche y todo esto es un sueño. Cuando su padre fue a visitarla al hospital ella expresó su teoría de que todo es un sueño, por lo que le preocupó a su padre. Se quedó ingresada un día en el hospital y su padre la llevó a su casa. Una vez allí ella lloró diciendo que ahora sabe que no es un sueño, que echa de menos a su madre y que todo esté como antes, su padre la abrazó preocupado por su hija. En cuando pudo se conectó a internet y le contó todo a Hiro, éste le propuso que se fuera a vivir a Japón con él y ella aceptó. Su padre ya conoció antes a Hiro y le ha visto con su hija, sabe que la dejaría en buenas manos, así que la llevaría al aeropuerto con sus maletas.

Una vez allí estuvo viviendo unos días felices con su novio en Japón mientras buscaba trabajo, para establecerse allí sin tener que pedir siempre dinero a Hiro y a su padre. Pasaría un tiempo y aún no encontraría trabajo, debido a que es muy joven y que es extranjera. Aún seguiría viendo espíritus perdidos alrededor, pero no quería decir nada más al respecto por no preocuparles a ninguno. Un día que decidieron ir a dar una vuelta un hollow causaría destrucción a su paso, matando así a Hiro inesperadamente. Entonces, algo en la mente de Amairani recordaría lo que vio el mismo día en que murió su madre y antes de perder el conocimiento, un hollow que pasaba por la carretera y destruyó el auto en el que iban y a su madre. Recordando esto y viendo a Hiro muerto entraría en cólera, la matrioshka que lleva consigo siempre se abriría por sí sola haciendo aparecer un hacha y con ella atacaría a la criatura. Ella no tiene experiencia en combate y no es muy fuerte, por lo que el enfrentamiento le costaría llevarlo a un nivel favorable. Aún así pudo mantener al hollow a ralla hasta que llegase un shinigami y terminara el trabajo. Entonces vería al shinigami borrar la memoria a otros humanos y Amairani le pidió que no lo hiciera con ella, que quiere recordar este momento y ayudaría a derrotar a otros hollows por su cuenta. El shinigami estuvo de acuerdo y siguió su camino.

Estuvo durante unos días sola, vagando por Japón como un alma en pena derrotando a más hollows. Cada uno que derrotará sería como si se vengara de su madre y de Hiro. Se miró a sí misma, de en qué se había convertido, se hizo a sí misma un exhaustivo examen de consciencia y se dió cuenta que no debería seguir por este camino de odio y venganza. Así que se puso en contacto con su padre, le pidió dinero (odia hacer eso) y se iría a la ciudad de Karakura a empezar una nueva vida. Empezaría por establecerse en un apartamento barato y después buscaría trabajo. Como no había mucho por dónde elegir aceptó trabajar de camarera y bailarina exótica en un club nocturno. Cuando dijo su nombre el propietario del local dijo que eso no atraería a clientes y que aquí se pasaría a llamar Zanna, que es más atrayente. Desde ese día comenzaría a servir copas en aquel local y bailaría para la vista de varios hombres haciéndose llamar Zanna. Esa vida no es de su agrado pero con ello ganaría suficiente dinero para pagar el alquiler del apartamento e inscribirse en el instituto de Karakura. Obviamente no diría a nadie de qué está trabajando, lo mantendría oculto a toda persona conocida en su círculo.