Alessia Ako

Nombre: Alessia Ako
Raza: Arrancar - Facción: Las Noches
UR: 1008
Sexo: Femenino
Profesion: Arrancar/1º Espada
Atributo Puntos
Energía50
Concentración50
Fuerza108
Destreza70
Velocidad70
Dureza120
Habilidades Raciales:
Técnicas Hollow
Zanpakuto
Nombre: Égida
Consta de un escudo de lagrima plateado oscuro que alcanza el metro de altura, cuyos bordes laterales-superiores son mas redondeados en lugar de ser obtusos y no terminan en punta. Destaca en que la zona superior se extiende unos escasos centímetros mas llegando a cubrir casi por completo el bíceps, las partes laterales constan de 4 afiladas puntas de 20cm similares a cuchillas (instaladas en la parte trasera del escudo junto a las "enarmas") colocadas de manera uniforme a la estructura del escudo, y la parte inferior no dispone de una "contera" como tal, sino que la parte central de esta ha sido reemplazada por un trozo de hueso hollow, limado hasta tomar la forma de una gruesa espada de hueso, muy corta y sin afilar que se extiende otros 20cm mas.
Resurreccion
Tras las ya mencionadas palabras de resurrección, la Zanpakuto de Alessia se desvanece junto con su carnal figura, dejando paso a un hollow cuyas extremidades se han transformado por completo en enorme garras y zarpas de piedra color morado oscuro, cuya textura es muy similar al hueso de los arrancar en resurrección y que puede manejar a voluntad para moverse y atacar a pesar de ser un material, en teoría, inerte. Su cabeza, a modo de yelmo que cubre todo el nacimiento de su cabello, sus brazos y piernas al completo sufren de esta transformación, así como sus hombros los cuales se recubren en exceso de este material formando una especie de hombreras extensas y robustas, similares a unas hombreras pesadas hechas de placas. Así mismo, el resto de su cuerpo desnudo (inclusive el rostro, su cabello no sufre ningún cambio) pasa de la piel a cubrirse de escamas con un color morado más claro.

Desde el cuello hasta la cadera y por casi toda su espalda, se extiende un tejido cartilaginoso bastante blando y resistente al tacto que cubre toda la zona frontal, dejando tan solo los costados de su cuerpo a la vista de su anatomía escamada. Por la zona de la cadera, el cartílago se extiende hasta sus piernas rocosas en varias direcciones unísonas respetando la forma del faldón de placas que Alessia porta en la forma sellada. Como complemento, los colmillos de su máscara semi-arrancada adquieren vida propia, recubriéndose a sí mismos de piedra morada en la base, lo que los hace más voluminosos y le otorga a la portadora la posibilidad de morder con ellos.
Don de la Terranigma Pasiva
Alessia despide un aura morada oscura a su alrededor, que absorbe una diminuta parte del terreno que pisa o que este en contacto físico con ella. Desde su cuerpo, emergen diminutas y casi imperceptibles motas de oscuridad que recogen parte del terreno que toca, absorbiéndolo en pequeñas motas tan pequeñas como la oscuridad que se encarga de recogerlas y distribuyéndolas por su cuerpo a modo de capa protectora permanente, cuya principal función es otorgarle dureza a su portadora en función de la tierra absorbida. Las motas de oscuridad se activan a medida que la usuaria se desenvuelve por el terreno, así que cuanta más distancia se recorre tierra a través, mayor tierra se absorbe y por tanto mayor será la dureza obtenida.

Los golpes directos sobre esta pequeña capa de tierra pueden romperla poco a poco o de un solo plumazo, dependiendo de la tierra absorbida hasta el momento del golpe y de la fuerza de este. Puede absorber desde tierra corriente hasta arena, madera o incluso materiales de construcción como ladrillos, yeso o cemento, todo ello en una pequeña proporción que ocupara no mas allá de su estatura y masa corporal.

La tierra absorbida por esta habilidad permite reforzar varias de sus habilidades, a cambio de perder la bonificación de dureza de manera parcial o total en el proceso.
Activación: [Aceptado] Esta habilidad se le otorga hasta cuatro capas de protección. Cada capa equivale a un sexto de su vida completa que se antepondrá al daño recibido hacia ella. Tras pasar dos turnos podrá reponer una capa. - Costo: 0 UR En Revision
Camino de la Terranigma Pasiva
Alessia posee cierta habilidad nata en resurrección para excavar bajo tierra o a través de ciertas estructuras a alta velocidad, de la misma manera que lo haría un topo. Ya sea mediante violentos zarpazos con sus robustas extremidades o puñetazos contra el terreno, no tardara en abrirse camino bajo tierra pudiendo permanecer a grandes profundidades por un tiempo indefinido. En combinación con su aura de "Don de la Terranigma", el hecho de que todo o casi todo su cuerpo entre en contacto con la tierra potenciara su efecto a medida que recorra distancia.

Mientras se encuentre bajo tierra, despedirá unas ondas de oscuridad a su alrededor que funcionaran a modo de "Sonar", indicándole la posición de las presencias espirituales más cercanas, así como le informaran de la fuerza espiritual de las mismas.
Activación: [Aceptado] Aunque puede excavar a una gran velocidad también le supone un gran esfuerzo. La percepción de reiatsu no es necesariamente precisa pero sí mucho más de lo normal, por ejemplo si alguien intenta ocultar su reiatsu y no realiza actividad espiritual o física se le dificultará seriamente, si además reiatsu está limitado o es muy muy bajo prácticamente no podrá detectarlo. - Costo: 0 UR En Revision
Seísmo Desolador:
Acumula una buena parte de su reiatsu en una o dos de sus extremidades, superiores o inferiores, endureciéndolas y provocando que su siguiente golpe a melee con ellas sea tan fructífero como destructor. Sacrifica una parte de su destreza a cambio de ganar pura fuerza bruta en su siguiente golpe. En el momento en que acumula reiatsu para preparar el golpe, se produce en las extremidades afectadas una notable esfera oscura en ellas que al impactar contra la tierra (si no encuentra algo más de por medio que sea capaz de parar semejante ataque) provoca un notable seísmo frente a ella que levanta la tierra en mil pedazos con un gran alcance.

Puede usar toda o parte de la tierra conseguida por "Don de la Terranigma" para aumentar todavía más la potencia y destrucción del golpe.
Activación: [Aceptado] - Costo: 0 UR En Revision
Terra-Ladora:
La usuaria se encoge sobre su propio cuerpo, el cual empieza a brillar por completo de un color morado oscuro característico de su reiatsu. Mediante un impulso provocado por su energía, empieza a rodar tierra a través como si de un rodillo se tratara, otorgándole velocidad y la oportunidad de excavar mas rápido y con la misma amplitud que una Tuneladora. Durante dos turnos, Alessia se convierte en un rodillo mortal con gran capacidad arrolladora tanto en tierra como debajo de ella, siendo capaz de alcanzar grandes alturas al impulsarse hacia el cielo desde esta.

En combinación con "Don de la Terranigma" y "Camino de la Terranigma", esta habilidad es capaz de alcanzar en un solo turno el máximo acumulable de piedra sobre su cuerpo si se usa para recorrer una gran distancia bajo tierra, algo bastante fácil de cumplir por la sobresaliente velocidad de excavación con esta técnica.
Activación: [Aceptado] - Costo: 0 UR En Revision
Hysteria:
Los colmillos de su mandíbula comienzan a cubrirse en la más profunda oscuridad antes de soltar un profundo alarido con toda la fuerza que el reiatsu y sus cuerdas vocales le permitan. Desde dichos colmillos y la boca, su grito agudo invoca una serie de ondas oscuras que se transmiten por el aire en la dirección deseada, debilitando cualquier reiatsu a su paso que sea totalmente ajeno al suyo (incluyendo aliados). Es muy eficaz para debilitar toda clase de tecnicas que empleen reiatsu, reduciendo su efectividad en función de cuánto tiempo estén sometidas a las oscuras ondas de la técnica. Es inútil ante ataques físicos.

Puede sacrificar toda o parte de la tierra conseguida por "Don de la Terranigma" en su cuerpo para mejorar la eficacia de esta habilidad. En cuyo caso, si consigue debilitar gran parte de la/s tecnica/s afectada/s, tomando como ejemplo basico a un proyectil de energía pura, la habilidad se petrificara en el acto si se ha debilitado su potencia en gran medida, impregnándola de piedra oscura que posteriormente detonara allá donde se encuentre, provocando por consiguiente una mortífera lluvia de guijarros afilados en multiples direcciones.
Activación: [Aceptada] - Costo: 0 UR En Revision
Yugo Perpetuo:
Desde sus extremidades crecen un par de tentáculos oscuros bastante alargados, un par por cada extremidad con "8m" de longitud cada uno, que usualmente utiliza para protegerse dichas partes del cuerpo enrollándose sobre ellas. Puede utilizarse también para darle más alcance a sus ataques físicos, agarrar a otras personas o estructuras, incluso es capaz de proteger todo su cuerpo y el de otra persona con ellos. Esta ultima acción anula por completo su capacidad de movimiento y la de la persona afectada mientras dure su efecto.

Puede utilizar toda o parte de la tierra acumulada en su cuerpo con "Don de la Terranigma", inyectándola en los tentáculos para aumentar la fuerza y resistencia de los mismos. Esto no impide que su cuerpo pueda volver a recoger tierra empleando dicha habilidad pasiva, ya que es capaz de mantener tanto su cuerpo como los tentáculos reforzados a la vez por este elemento.
Activación: [Aceptado] - Costo: 0 UR En Revision
Descripción Física
1,80m de estatura, 70kg, ojos violáceos y convexos, cejas delgadas al igual que la comisura de sus labios, nariz achatada y de fino mentón; Presenta unos rasgos faciales suavizados en general. Su larga cabellera rizada y violácea recorre toda su espalda hasta la cintura, cuyo flequillo tapa por completo su frente y parte de la cara, en concreto la mitad de su ojo izquierdo hasta el pómulo. De tez clara, colorida, para nada pálida. Desde las mejillas hasta la mandíbula, ocupando una pequeña parte de las cuencas de sus ojos, se puede apreciar su máscara intacta como hollow la cual solo ha sido arrancada por la mitad. En su terminación de la máscara, por la mandíbula, se extienden dos pequeños y huesudos colmillos (uno por cada lado de la cara) que terminan por encogerse hacia el frente en diagonal.

Presenta un físico desarrollado y voluptuoso a simple vista, acompañando sus notables atributos remarcados desde el pecho hasta la cadera, junto con sus piernas, brazos y vientre cuya masa y musculo muestran una figura amplia y robusta. Utiliza como vestimenta habitual una extensa capa que recubre su retaguardia, brazos, parte del pecho y sus costados, enrollada por el cuello hasta las piernas, de color violeta que poco a poco se torna más oscuro al llegar a la parte inferior. Debajo de esta capa porta las ropas arrancar estándares, con el único cambio de que la parte superior de los pantalones ha sido reemplazada por un faldón de placas formada por huesos amputados de otros hollow, que se extienden hasta sus rodillas unidos de lado a lado por filigranas de acero. Por tanto, lo que queda del pantalón hace la función de medias largas de tela blanquecina que llegan hasta la terminación del faldón. Debajo de este, porta una especie de tanga fabricado con la misma confección y materiales que el faldón, las filigranas rodean la cadera mientras mantiene la zona más sensible resguardada bajo un trozo de cartílago triangular. Por último, unos zapatos blancos sin punta de tacón o ninguna elevación similar, simples y cómodos para moverse con eficiencia.
Descripción Psicológica
Su mirada calmada puede representar un gesto tranquilo, serio y despreocupado a su porte como persona, algo que en parte es cierto. Sin embargo, mas allá de esa mirada se esconde una gran extroversión combinada con una actitud rabiosa y rencorosa, que no dudara en representar en batalla o en cualquier otra circunstancia social donde necesite soltar afuera toda la maldad que guarda. A todo esto, se le debe añadir su desinterés general por todo aquello que hace, que combinada con su actitud despreocupada, provoca que se convierta en una mal hablada y en ciertos momentos clave, una mujer carente de educación.

A pesar de todo lo malo que pueda tener, no odia realmente a todo aquello que se encuentra a su alrededor. Tampoco tiene porque confiar en todo lo que oye o en todo lo que le dicen. Durante la toma de decisiones, siempre piensa por el beneficio de la parte contraria más que en el suyo propio, pues ella posee un orgullo personal inquebrantable que ni siquiera el duro procedimiento de hollow a arrancar ha conseguido despojarle. Si ella quiere, podrá tener todo lo que se le antoje en su torre, sin ayuda de nadie. Por ello, deberías pensártelo dos veces antes de mostrarle siquiera una mísera muestra de confianza.

Es incapaz de guardarse la verdad adentro cuando se trata de tener un mínimo de respeto hacia aquel/la a quien se dirige. Puede extenderse tanto como quiera o simplemente convertirse en una mujer de pocas palabras, eso sí, palabras muy directas y sinceras. Si no es con la palabra, será con los puños. Y adora esto último.
Historia
¿Historia? ¿Preguntas por mi historia? Odio recordar mis fracasos del pasado. Para mí son solo desvaríos de mi autentica realidad, molestas cicatrices que no merecen pertenecer a mi cuerpo y alma...

Así que seré rápida y breve, no tengo mucho que contar sobre mí antes de convertirme en lo que soy ahora.

Corría el año 1975, en España. A escasos días posteriores a mi nacimiento, Franco había perecido y con su muerte las esperanzas por mejorar un país agarrotado y al borde de la ruina comenzaban a crecer. Pertenecía a una familia de clase baja-media, diría mas baja que media, pues tenía que compartir habitación y cama con mi hermana menor, así como mis pertenencias personales con ella... algo que me parecía un suplicio ya de por sí, mis pertenencias personales son MIAS, porque otra persona iba a poder usarlas? Es injusto, mi familia siempre la he caracterizado por tomar decisiones que consideraba injustas contra mí. Desde que nació mi hermana pequeña en el "80" cuando yo apenas tenía 5 años... sentía envidia, envidia por no recibir el mismo amor que antaño, algo bastante común en familias que no tienen hijo único. El hermano mayor siempre suele ser el primer apartado cuando nace un nuevo hijo en casa, y eso me provocaba mucho odio hacia alguien a quien no debería guardarle ni pizca de rencor... con el tiempo fui asimilándolo, mi disputa debía librarla con mis padres, no con ella. Intente buscar una oportunidad para hacerlo pero... no salió bien.

Mi hermana pequeña empezaba a mostrar índices de homosexualidad cuando recién había cumplido (ella) 8 años, y aunque fuera una locura contárselo a los padres, no dudo mucho en hacerlo con tal de que aprobaran su condición. Llevaban semanas enteras sacando el tema mientras estábamos en la mesa, y yo cada vez que oía hablar del tema y se me ignoraba por completo para prestarle mas atención a algo que ya teníamos más que asumido... hubo un día que no podía mas, y tenía que estallar con el puño sobre la mesa. Mis palabras sonaron duras, pese a que pudiera parecer lo contrario, estaba intentando apoyarla y simultáneamente intentar reclamar la atención que tanto me merecía.

"¡Sal del horno, Bollera! Vamos a aceptarte tal y como eres, al menos yo te-" no llegue a decir más, mi padre me arremetió tal bofetada a tal velocidad que fui incapaz de decir nada por todo lo que quedaba de día... La gota que llego a colmar el vaso... Con 13 años, estuve más que dispuesta a echarle huevos al asunto y a expresas mi opinión en sus caras. "Esto es inamovible, no puedo seguir soportándolo, un día de estos, cualquiera, el día que me apetezca, me largare de casa", así sin más, así se lo dije y así iba a ser.

Y sabéis que? Así termino por ocurrir, con solo 13 años abandone mi hogar llevándome lo justo de comida, dinero y una pequeña tanda de cuchillos de cocina como defensa personal. La única pista que deje en casa fue una nota, debajo de la almohada de mi hermana menor. "Buena suerte con ellos, yo ya no soy bienvenida en esta casa. No intentes seguirme, pues ni siquiera sé cómo voy a acabar yo. Quizá el día de mañana podamos vernos, quien sabe. Cuídate".

Los principios siempre fueron duros, mas no imposibles. Hace ya una decena de años que deje esa nota bajo su almohada. En el día de hoy, vivo como "Okupa" en un piso pequeño de dudosa fiabilidad comunal, con coche robado, una buena pila de dinero negro tanto en efectivo como ingreso... vamos, todo un hermoso futuro con el que nuestros padres sueñan para nosotros, y como condecoración, fichada por la poli por involucración en varios asesinatos recientes de varios empresarios. Bah, se lo merecían por timadores, solo eran unos caras duras que me ofrecieron contratos basura con periodos de prueba desorbitados. Paso lo que tenía que pasar.

23 años y ya traía a gran parte de la policía nacional en Madrid bastante ajetreada buscándome. Siempre que intentaban cazarme en mi piso de Okupa, yo ya había cogido el coche con clara intención de largarme bien lejos, muy lejos de allí. Puede sonar irónico que una persona como yo intente buscar refugio en el monte, verdad? Es donde menos suelen molestar esos pelmazos, y mi sitio preferido para esconderme hasta que pasara el ajetreo. Iba primero a robar en supermercados y después me retiraba junto a la madre naturaleza bajo el cobijo de un árbol, si esta no era capaz de ofrecerme un techo desamparado.

Entonces fue en una de estas retiradas cuando sucedió algo que me hizo cambiar mi vida...

Una mañana como otra cualquiera, haciéndome pasar de incógnita por la montaña, había tomado un par de latas de atún con salami envasado y pan, esa sería mi comida por aquel día. Me batí en retirada escondiéndome de la sociedad sentada cerca de un pequeño cumulo de piedras en mitad de la nada. Entonces oí algo, al menos juraría, por alguna razón llegue a sentir algo moviéndose a mi alrededor, como una molesta corazonada de las que temes que se hagan realidad sin que puedas evitarlo. Alcé la cabeza por puro instinto, el lugar permanecía en silencio, pero yo seguía temiéndome que algo estaba ahí, prácticamente a mis espaldas. Entonces de la nada, se hizo la oscuridad y mi vista se empezó a nublar, algo me estaba devorando, empezando por trocearme la cintura hasta la cabeza. El desconcierto empezó a reinar en mi cabeza y antes de que pudiera hacer nada...

Oscuridad absoluta...

Los meses posteriores a ese acontecimiento fueron muy confusos. Estaba en un cuerpo distinto, no sabía porque ni conque motivo... mi cabeza solo tenía un objetivo en mente, humanos. Devorar. Humanos. Quiero... ¡ALMAS!

...

Ahora Hueco Mundo es mi nuevo hogar. Mi refugio, lejos de todos esos humanos que tanto me gusta devorar. Varios nombres nuevos se grababan a fuego en mi mente.

Hollow...
Menos...
Adjuchas...
Vasto Lorde...

Se me aparecían tan rápido como empezaban a nombrarme de dichas maneras. Un día fui lo suficientemente valiente, y me arranque parte de esta mierda de mi cara. Oh, eso sí que era dolor, hasta los antiguos espadas se habrían percatado de mi existencia solo por mis gritos de aquel entonces. Una vez el sufrimiento termino, con ese trozo de mascara inerte en mis manos, solo pude echarme a reír tan alto como pude, a carcajada limpia. Apenas podía ponerme en pie, y no porque me encontrara exhausta. Invadida por la locura y la euforia de este nuevo poder que se me había concebido, comencé a caminar torpemente en dirección hacia aquello que los otros seres desenmascarados llamaban "Las Noches", ignorando todo hollow y ser "vivo" que se hallase en mi camino. Solo tenía puesta mi atención y mi mirada en el frente, y en mi misma, intentando interpretar de donde podía proceder tanto poder. A un centenar de metros de la imponente muralla, se aposentaban las múltiples torres que los desenmascarados llamaban "Torres de los Espada". Con la misma vagancia que mis andares, alcé el dedo y comencé a contarlas, yo sola, ahí en medio del desierto como niña pequeña en un parque de atracciones que empieza a contar en cuantas atracciones se quiere subir. Mi dedo índice fue a parar en lo que sería la Tercera Torre de Las Noches, sonreí de satisfacción aun cuando no me quedaba nada que perder, ningún motivo por el que mirar hacia atrás. Entonces dije, con toda la calma del mundo:

"Esa. Esa torre es mía. La reclamo. Me pertenece. Yo no pertenezco a la plebe. Exijo mi lugar como corresponde."

Acto seguido de cargar un cero en ese mismo dedo y lanzarlo apuntando a dicha torre, en sucesión de miles de balas arrancar con ambas manos que buscaban impactar en la enorme andanada de energía, provocando una hermosa dispersión de reiatsu en forma de fuegos artificiales espirituales dignas de verse en primera fila desde los ventanales de dicha torre, sin llegar a impactarla. En mitad del ruido y el espectáculo, me eche las manos a la cabeza soltando una carcajada a plena voz durante un buen rato. Aun cuando termine, todavía con una sonrisa sádica en la cara, eche a correr en dirección a ninguna parte hasta que mi cuerpo se desvaneció en la nada de un solo "Sonido".

Entonces fue cuando, valga la redundancia, volvía a sentirme viva aun estando muerta.

Volvía a ser yo, Alessia Ako.